23.7 C
Ciudad de Mexico, Mexico
martes, diciembre 18, 2018

Kéfir, el rey de los probióticos

El kéfir o búlgaros de leche, es un alimento hecho a base de una mezcla de levaduras y bacilos adicionados con agua o leche, es nutritivo, tiene múltiples usos y es económico. Conócelo.

Se conocía y empleaba en Europa desde la antigüedad, dónde los bacilos o levaduras se elaboraban con leche de camello. Mas tarde, el producto se fue elaborando con leche de yegua, vaca y leche de cabra.

El kéfir tiene muchas propiedades tanto curativas como preventivas, ya que crea un ambiente donde las bacterias benignas pueden sobrevivir en los intestinos, combatiendo todo tipo de bacterias nocivas y ayudando a eliminar desechos venenosos y putrefactos en esta área.

Para cultivar un búlgaro o un kefir es necesario que alguien nos regale un poco de este hongo curativo, al cual se le añade agua o leche para que crezca. Si se le cuida bien, el kéfir estará en constante crecimiento, puesto que es un nudo de microorganismo vivos que crean una especie de nódulos que se duplican requiriendo cada vez mayor espacio y comida. Es cuando se duplica que se puede ofrecer a otras personas para que se beneficien con él.

Elaboración de los búlgaros de leche o kéfir

  • Ingredientes:
  • ¾ l de leche
  • 150 g de nódulos de kéfir
  • 1 recipiente de vidrio de 1 litro

Nota: Para la primera vez que hagamos el kéfir necesitamos una cucharada sopera de nódulos y un cuarto de litro de leche. Poco a poco los nódulos irán creciendo y podremos añadirle más leche. También dependerán las proporciones de si preferimos que sea más claro o más espeso.

 

Madalenas de búlgaros de leche

web_298798811

Ingredientes

350 g de harina integral

250 g de azúcar mascabado

250 g de aceite de girasol

100 g de búlgaros de leche

4 huevos

1 sobre levadura Royal

Una pizca de sal de mar

Ralladura de un limón

3 cucharadas de cacao en polvo

Preparación

En el bol, bate los huevos y el azúcar hasta que blanqueen, agrega la ralladura de limón, el aceite y los búlgaros. Sigue batiendo hasta conseguir una crema.
Agrega en forma de lluvia la harina, la sal, el cacao y la levadura. Mezcla todo con cuidado para que el batido no se baje.

Llena 3/4 parte en el capacillo de papel. Precalienta el horno a 250ºC, mete la bandeja en el centro y baja la temperatura a 210º durante 15 minutos aproximadamente o hasta que estén dorados.

TIPS

EVENTOS