Compartir

Leonardo di ser Piero Da Vinci, mejor conocido como Leonardo Da Vinci, es considerado uno de los grandes genios de la historia de la humanidad, por sus aportaciones a la pintura, la escultura, la ingeniería, la arquitectura, la astronomía, la literatura e inclusive el diseño. Lo que realmente pocos conocen, es que tenía una intensa pasión por la gastronomía, que a la postre lo llevaría a desarrollar diversas contribuciones históricas a esta disciplina.

Aquí te contamos algunas de sus aportaciones más destacadas:

 

  1. La Servilleta

Hoy en día pensar en una comida sin servilleta, es un poco complicado, ya que es uno de los elementos esenciales de la mesa y necesarios para la higiene personal. Este elemento tiene su historia durante la época del Renacimiento, donde la gente acostumbraba limpiarse los dedos en el pelaje de conejos o en los faldones de sus vecinos de mesa. A raíz de lo anterior, Leonardo Da Vinci ideó un paño individual con el cual la gente se pudiera limpiar. En principio su idea no fue bien recibida y fracasó, pero con el pasar del tiempo, se volvió un elemento indispensable. Actualmente la especialización de las servilletas va desde su tipo, tamaño y hasta momento de uso.

 

  1. Los Espaguetis

Es verdad que los tallarines fueron importados de China 200 años antes por Marco Polo, no obstante, se usaban exclusivamente como adornos en la mesa, no como alimento. Es ahí donde Da Vinci idea la manera de comer pasta, al crear una máquina que convierte la masa en largos y delgados hilos, a los que llamó “spago mangiabile”, que quiere decir “corderos comestibles”. El próximo obstáculo, ¿cómo comerlos?

 

  1. El Tenedor de tres dientes

A raíz de la creación de los espaguetis, surgió la necesidad de encontrar la manera de comerlos, por ello, Leonardo Da Vinci inventó “el tenedor de tres dientes”. Para esa época, ya existía un tenedor de dos dientes que se utilizaba básicamente en la cocina, pero no como utensilio para consumir alimentos. La especialización en las funciones de un tenedor ha evolucionado a un punto en el que hoy contamos con tenedores para mesa, para trinchar, para exprimir, para ensalada, de servicio, entre otros más.

 

  1. Normas de buenos modales

Derivado de analizar las costumbres de su época a la hora de comer, Da Vinci desarrolló una serie de normas que él consideraba como socialmente aceptables para la comida. Algunas de ellas: “no limpiarse en la ropa del acompañante”, “no sentarse sobre la mesa”, “no poner las piernas en la mesa”, “no guardar la comida en el bolso para consumirla más tarde”, “no golpear ni hacerle daño al vecino de mesa” y “no utilizar el cuchillo para hacer dibujos en la mesa”.

 

No cabe duda que Leonardo Da Vinci dejó huella en la cultura gastronómica mundial y sobre todo en la italiana, que hoy en día cuenta con gran reconocimiento y diversos promotores culturales. Tal es el caso del restaurante Italianni’s, que se caracteriza por transmitir la Auténtica Pasión Italiana a través de sus alimentos y atmósfera característica, donde se pueden encontrar hasta 9 tipos de pasta que en su conjunto suman más de 15 deliciosas recetas.