Compartir

La chef Zahie Téllez, embajadora de Miele comparte e invita a hacer uno uno de sus postres favoritos, el pastel de tres leches.

Pastel 3 leches con frutos rojos

Ingredientes

8 huevos

240 g de harina

200 g de azúcar mascabado

1 cucharada de polvo para hornear

1 cucharadita de extracto de vainilla

1 lata de leche condensaa

1 lata de leche evaporada

150 ml de leche

1 pizca de sal

Para decorar

1 taza de crema batida

Coco rallado

Frutos rojos

Chocolate líquido

Preparación

Rompe los huevos en un bowl y agrega el azúcar poco a poco mientras vas batiendo. Agrega la mezcla al vaso de la batidora junto con la harina y bate a potencia media-baja durante 3 minutos aproximadamente. Agrega eñ extracto de vainilla, la sal y el polvo para hornear. Bate unos minutos hasta que se integren todos los ingredientes.

Vierte la mezcla en un molde resistente y hornea en el horno de convección con toques de vapor de la siguiente manera:

Programas automáticos- MasterChef-Al Horno- Sponge Cake- 176°C- 30 minutos-Comenzar inmediatamente. Sigue las instrucciones del horno antes de cocinar. Deja precalentar el horno e introduce el pastel cuando lo indique.

Saca del horno el pastel y pincha con un palillo en varios lugares. Agrega la mezcla de las tres leches. A continuación decora con la crema batida, los frutos rojos, el coco rallado y el chocolate.

¿Sabías que? El pastel de tres leches se llama así porque es un pastel esponjoso remojado en tres tipos de leche que se cubre con una nube de crema  batida de vainilla o merengue. Es un postre muy popular en Hispanoamérica.

Su origen es discutible y como suele ser habitual son muchos los que quieren apropiarse de su autoría. La mayoría de los historiadores piensan que el pastel aparece por primera vez en Nicaragua. Otros, piensan que sus creadores son los argentinos o los mejicanos. En lo que que prácticamente coinciden todos es que la receta se originó en algún lugar de Hispanoamérica.¿El motivo? Una campaña promocional realizada por una compañía productora de leche enlatada para aumentar sus ventas.

Esto puede haber sucedido hacia finales del siglo XX o a comienzos del s.XX, ya que la leche condensada y la evaporada estuvieron disponibles por primera vez entre las décadas de 1850 y 1870.