23.7 C
Ciudad de Mexico, Mexico
martes, diciembre 18, 2018

La entrada al mundo Maya

Uno de los paraísos mexicanos más conocidos en el mundo por sus aguas cristalinas, diversión infinita, aventura extrema y sabores deliciosos.

Por Marianna Magos

cenote

Cuando uno habla de Cancún, imagina siempre la playa blanca y las aguas turquesa, razón por la cual éste destino se hizo tan concurrido desde hace unas décadas.  Actualmente en Cancún se puede encontrar más que eso; la oferta hotelera es muy versátil y sus diversas actividades van más allá de visitar parques acuáticos.

La entrada al Mundo Maya, como aún se le considera, se ubica en Quintana Roo, un destino que ofrece a los viajeros lo mejor de muchos mundos: del Caribe y de México; de los tiempos modernos y los antiguos, de la aventura y la tranquilidad. No hay comparación con ningún otro destino al momento de ofrecer tesoros culturales, bellezas naturales, actividades y las mejores comodidades del estilo de vida más exigente.

La historia de Cancún data de 1967 con la búsqueda para determinar los sitios ideales para el desarrollo turístico de México, siendo éste destino el lugar de reunión de las mejores cadenas hoteleras y los servicios de hospitalidad más revitalizantes para el huésped.

En el paisaje de Cancún abundan las flores exóticas como los flamboyanes, que adornan aceras y plazas (y cuyo nombre hace alusión a la deslumbrante explosión de naranja rojizo) y una fauna fascinante como las prehistóricas iguanas.

Cancún es conocido también por sus increíbles arrecifes de coral para practicar el esnórquel y el buceo profundo, pesca y recorridos por la selva. Otro de sus atractivos es el nadar en las aguas profundas de los cenotes, bucear en los cenotes para encontrar agua fresca, clara y cristalina con visibilidad de 60 metros aproximadamente; una experiencia que sólo puede vivirse en esta parte de México. Los buzos experimentados que se sumergen en el laberinto intrincado de cavernas subacuáticas viven una aventura incomparable.

Encuentros Mayas

Visitar las zonas arqueológicas es remontarse al pasado de una cultura tan importante en el mundo. La evidencia arqueológica indica la presencia de una cultura maya que se asentó por lo menos desde 1800 A.C. Los restos de la antigua civilización maya se dispersa a lo largo y ancho de la península de Yucatán. Por esta razón visitar Cancún es acceder a nuestro pasado.

Gastronomía del mar

La gastronomía del Caribe mexicano está marcada por la herencia ancestral de su pasado maya y español, que la convierten en un verdadero deleite: el caldo makum, las empanadas de langosta, cazón y raya de Holbox, los ceviches de caracol en Cozumel, el pez león en Mahahual, el boquinete fresco de Cancún y el pescado tikin-shik son algunos ejemplos de las delicias que resguarda ésta región de blancas arenas y aguas claras.

La influencia del importante corredor turístico que ha crecido estrepitosamente, es ahora el motivo por el cual importantes cadenas hoteleras y restaurantes de alto nivel ofrecen sus servicios a los turistas y locales que buscan mejores propuestas gastronómicas contemporáneas.

En los restaurantes de la región, uno puede encontrar desde cocina maya con toques de vanguardia hasta opciones más internacionales por el tipo de turismo que llega a disfrutar de las aguas caribeñas.

¿Dónde hospedarse?

Hotel Presidente Intercontinental Cancún: ubicado a unos pasos del mar, con una de las mejores zonas de playa. Este refugio de placer y buena atención cuenta con tres restaurantes, (Caribeño, Caña Brava y Le Cap), así como cenas románticas sobre la arena, bares y áreas comunes para disfrutar del sol y el mar en compañía de familia, pareja y/o amigos.

Sus habitaciones confortables con vista al mar cuentan con todo lo necesario para cubrir las necesidades de comodidad para el huésped más exigente y sibarita. www.presidenteiccancun.com

Empanadas de langosta

empanadas

Ingredientes

500 g de langosta

Agua

2 limones

Sal al gusto

Para la masa

2 ½ tazas de harina para todo uso

1/2 taza de aceite

2 cucharadas de mantequilla derretida

Hojas de estragón frescas y picadas

1 cucharadita de sal

½ taza de agua caliente

½ taza de mantequilla fría

Aceite para freír

Preparación

Para cocinar la langosta en una olla grande, sazona agua con sal. Corta 2 limones por la mitad y exprímelos en el agua, vierte los limones a la olla y pon a hervir la langosta, cubre con la tapa y apaga la estufa. Remueve las langostas después de 8 minutos y ponlas en agua fría. Después de 5 minutos, remueve las langostas del agua fría y corta la cabeza, cola y aparte la carne, que aunque no esté totalmente cocinada la debes cortar en varios trozos y refrigerar.

Para la masa de la empanada, mezcla agua con el aceite y mantequilla. En una taza separada, mezcla los ingredientes secos y luego los líquidos y viértelos en la harina. Mezcla con la mano durante un minuto hasta que todos los ingredientes queden bien incorporados. Reserva.

Para el relleno de langosta, corta la mantequilla fría en cubos pequeños y mezcla usando la batidora con jugo de 1 limón y una pizca de sal hasta que la mantequilla suavice. Combina esta mezcla con la langosta. Reserva.

Porciona la masa y con un rodillo amasa en una superficie plana y pon una cucharada de relleno de langosta en la mitad de la masa. Dobla la masa en forma de media luna y sella la empanada usando un cortador de galletas. Dobla las esquinas. Pincha cada empanada con un tenedor.

Calienta el aceite a 350°C y cocina cada empanada de 3 a 4 minutos. Ponlas encima de un papel toalla para quitar el exceso de grasa. Deja enfriar ligeramente antes de servir.

 

 

 

 

 

TIPS

EVENTOS