Compartir

Vivir la experiencia de  Hospedarte  en un hotel Misión es muy agradable, porque conjugas el descanso con la diversión, pues son hoteles totalmente familiares para disfrutar desde caminar por sus jardines, estar en las albercas o estar por la noche disfrutando de la terraza de tu cuarto si así lo escoges, o bien, en el confort de tu habitación, Misión Grand Cuernavaca te ofrece 85 totalmente  equipadas y recién remodeladas habitaciones.

En los bellos y bien cuidados jardines con los que cuenta Misión Grand Cuernavaca, tanto para caminar por ellos o celebrar algún evento social con capacidad hasta para 300 personas, se  pueden realizar actividades de integración e incentivo. El clima con el que cuenta  la Ciudad de la eterna primavera te envuelve en una atmósfera muy agradable que te invita a tomar el sol en un camastro observando la alberca climatizada y disfrutando de un coctel como una piña colada o una conga, pues las personas del bar están siempre atentos a tus peticiones para consentirte.

Si lo prefieres puedes ir al SPA, a que te apapachen con un buen masaje o algún tratamiento con los que cuentan para exfoliarte la piel o relajarte, o simplemente disfrutar del temazcal o la tina de lodo y sales, el personal que está al cuidado de éste tema es muy amable y se preocupa de darte lo que necesitas para sentirte bien.

Los sábados por la noche encontrarás música en vivo en el bar, para cerrar con broche de oro tu día.

El Restaurante te ofrece buffet los domingos por la mañana, y así podrás disfrutar de todo lo que preparan de la cocina regional mexicana, o si lo prefieres, puedes pedir a la carta, también quedarás muy satisfecho del servicio.

Bien hacen alusión a su slogan “Misión el arte de la hospitalidad”, pues todo el personal involucrado en el hotel, se preocupa por que tu estancia sea muy agradable y te sientas como en casa, muy cómodo y logres descansar dentro de un buen ambiente con excelentes instalaciones, disfrutando de tu cuarto, pues cuenta con una decoración moderna y excelente.

No te lo puedes perder, escápate un fin de semana, para pasar momentos muy a gusto, y así puedas olvidarte del ritmo acelerado de la ciudad, a tan solo 1 hora de distancia, te aseguro que regresarás.