Compartir

Nada mejor que regalar en estas fechas un bebida con mucho estilo, la nueva creación de la casa de Champagne Bollinger. Una cosecha donde tan solo 9 crus fueron seleccionados  para crear un inigualable y exquisito Cuvvé.

Por más de 180 años Bollinger ha sido parte de la historia de la
región de Champagne, durante décadas los miembros de la familia
han construido una impresionante herencia. Es por esto, que la
marca se ha convertido en una de las más más emblemáticas de
la región.
El estilo de Bollinger es inimitable y reconocido por los grandes
amantes de Champagne, fruto de métodos rigurosos y el respeto
a los principios transmitidos de generación en generación; Sin
embargo, nunca han descansado por buscar nuevas tecnologías
que les permiten mejorar la calidad de su marca.
Es así como en el 2006 gran año en los viñedos de Bollinger en
Aÿ Francia, fue inspirador para el maestro de la bodega para crear
un Cuvée único y tan especial capaz de expresar plenamente la
identidad de la vendimia de ese año, creando así BOLLINGER ROSÉ
2006.
En particular este año se distinguió por los contrastes de los climas
atípicos que hubo en la zona ya que estuvo marcado con grandes
fríos durante el invierno y fuertes días de calor durante el verano,
creando así una gran combinación para crear esta primera edición.

En esta cosecha solo 9 crus fueron los seleccionados para
crear un inigualable y exquisito Cuvvé, que a su vez, también
aportó la oportunidad de crear un vino tinto excepcional, uno
de los más grandes savoir-faire que han existido en la casa y
símbolo de la experiencia de años con el Pinot Noir.
Siguiendo el legado familiar con la frase “Solo los vinos
grandiosos hacen el mejor Champagne” El periodo en barrica
de este vino fue de mas de 10 años, tiempo excepcionalmente
largo pero necesario para poder revelar el fuerte carácter de
esta vendimia.
El resultado fue la combinación de los extraordinarios Grand
y Premier Cru considerados los más representativos de este
año del Pinot Noir, fueron los perfectos elementos para
originar BOLLINGER ROSÉ 2006.
El color salmón de este champagne fue la inspiración para
crear un enrejado hecho de celosías con el nombre de la
marca, creando así un efecto de sombras con colores
sofisticados de oro y rosa que se entrelaza y se funden entre
ellos para lograr un objeto de deseo con un diseño exclusivo
y elegante.
No solamente esto inspiro a crear un nuevo champagne,
pensando más allá del producto, se buscó que fuera una
experiencia para los grandes conocedores, es por esto, que
también se crea una caja con un diseño único e innovador,
preciso para enmarcar la creación de Bollinger Rose.
Esta grandiosa edición limitada es el regalo perfecto para
los grandes conocedores de vinos y champagne, así como
personas que saben disfrutar los mejores momentos y
experiencias acompañados de sabores únicos e inigualables.
Bollinger Rosé se encuentra de venta exclusiva en la Europea
en los puntos de Interlomas, Santa Fe y San Jerónimo.