Compartir

La experiencia culinaria está hecha a base de jamones de diferentes categorías: Reserva, Ibérico de Campo e Ibérico de Bellota.

Como parte del bagaje gastronómico que Enrique Tomás ha traído a nuestro país, se encuentran los jamones ibéricos de la más alta calidad y platillos como las croquetas de jamón serrano, huevos rotos y patatas bravas; compartiendo el sabor y tradición de la cocina española. Impulsando el conocimiento de la marca en nuestro país, Enrique Tomás Samara presenta una nueva propuesta desarrollada para satisfacer los paladares más exigentes del restaurante – tapas- bar. Se trata de la Cata de la experiencia del jamón, una nueva promesa gastronómica que ofrece una amplia variedad de sabores y aromas de los tres tipos de jamón de la marca; Bellota, Ibérico y Reserva, asegurando y analizando la selección de las mejores piezas del mercado de la península ibérica. Cuidando cada detalle desde el campo en donde se crían los cerdos, hasta llegar a envolver los sentidos del gusto de las personas que lo prueban, esta nueva experiencia culinaria brinda un alto nivel de calidad en cada bocado. La Cata de la experiencia del jamón fue creada con el objetivo de invitar al cliente a conocer los diferentes tipos, beneficios y particularidades de cada jamón sin la necesidad de tener conocimiento previo de todas las propiedades, diferencias y extensas opciones que ofrece este exclusivo producto. Incluido dentro de esta especial experiencia, podemos encontrar cortes de jamón categorizados según el origen y cuidados de la materia prima, es decir, el cerdo. La primera categoría es denominada jamón Reserva, popularmente conocido como jamón serrano y es el resultado de un proceso de curación de aproximadamente 15 meses, convirtiéndolo en el jamón perfecto para los bocadillos gracias a su inconfundible sabor. El maridaje ideal para el jamón Reserva es un vino tinto Monólogo, que gracias a su aroma a fruta madura, resalta el característico sabor de este inigualable producto. La segunda categoría se conoce como jamón Ibérico de Campo. Este procede de una raza específica de cerdo localizado en la península ibérica y se alimenta principalmente de pienso y cereales. El sabor de este jamón es más delicado, aportando gusto y suavidad al paladar que al combinarlo con tinto Vega Riaza Crianza, armoniza con el sublime sabor de este jamón gracias a sus notas cremosas de frutos rojos.